Charlatanes en las artes marciales: entre estafadores y aceite de serpiente

Frank Dux

Frank Dux llegó a la fama como la inspiración de la vida real (y fotógrafo) del clásico de Jean Claude Van Damme, Contacto Sangriento, pero una historia publicada en Los Ángeles Times en 1998 reveló que el filme no estaba exactamente basado en una historia real. Dux nunca llegó al sudeste de Asia mientras estuvo en el ejército, y lo más cercano que estuvo de resultar herido en el cumplimiento de su deber fue caerse de un camión que estaba pintando en el momento. El Ministerio de Deportes en las Bahamas, donde supuestamente se llevó a cabo el torneo inmortalizado en Contacto Sangriento, no tiene ningún registro de la competencia. Y al menos uno de sus muchos trofeos de artes marciales fue comprado en una tienda de trofeos en California. El dueño de esa tienda tiene el recibo para probarlo, pero Dux dice que es falsificado.

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)

Comentar