El tatami es una especie de colchón fino y un objeto típicamente japonés, sin ninguna influencia china. Su origen se remonta a los comienzos de la Era Heian (794 – 1191), una época en que los japoneses comenzaron a alejarse de a poco de la influencia china para crear su propia cultura. En esa época, los japoneses dormían sobre un suelo de madera y solo los aristócratas podían disfrutar del lujo de dormir sobre los tatamis, y a finales del sigo XVI, ya casi todos los japoneses tenían tatamis.

Cómo es un tatami

El tatami es una estera rectangular hecha con fibras vegetales trenzadas. El tatami tradicional se hace trenzando pajas de arroz, pero en la actualidad también se hacen con plástico (poliestireno) porque es más barato, sobre todo la parte que cubre las esteras.

Después de recolectar las pajas de arroz, se dejan más o menos un año para que se sequen, porque es necesario que estén lo suficientemente secas para que no tengan bichitos ni parásitos.

Los tatamis tradicionales se adornan con cintas de seda generalmente de color violeta o verde, y también con cintas bordadas con hilos de oro. Pero también hay tatamis “modernos” que no tienen cinta. El precio de un tatami depende de esas cintas y también de la cantidad de materiales utilizados en el tatami.

Tamaño

Los tatamis tradicionales son de 90cm x 180cm x 5 ó 6 cm, pero en la actualidad, también se fabrican de un tamaño de 90cm x 90cm, como los de la foto de arriba.

Los tatamis de Kyoto son un poco más largos que los de Tokyo.

Una de las cosas que se pueden saber con los tatamis, es la medida de una superficie.

En Japón se utiliza el Tsubo para medir la superficie de un terreno. Un tsubo es más o menos la superficie de dos tatamis. Por eso, si un terreno tiene 100 tsubos, significa que el terreno es tan grande como 200 tatamis, por lo que podemos hacernos una idea de la superficie.

El color

El color es verde cuando es nuevo (color de la fibra Igusa que lo cubre), pero con el tiempo pasa a amarillo.

No se usan sillas sobre los tatamis, se usan unos cojines llamados Zabuton para sentarse, por eso, los niños pueden hablar con los adultos a la misma altura de los ojos.

Una curiosidad

Uno de los más famosos directores del cine japonés, Yasujiro Ozu, tenía una forma muy original de filmar colocando la cámara muy baja, a unos 50cm del suelo (algunos dicen 90cm) para poder expresar la belleza de la arquitectura japonesa sobre el tatami y las puertas tradicionales llamadas Shouji.

Hay un proverbio japonés que dice:

“para estar de pie … medio tatami
para dormir … un tatami”

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)

Comentar