Cada Arte Marcial es tan extenso que es casi imposible prestar atención a cada elemento, por eso cada aprendizaje es un paso, un pequeño paso, que tiene que asegurarse muy bien antes de dar el siguiente. En este caso queremos profundizar un poco más en el Aikido, al que estos días calificamos como un Arte Marcial pacífico.

La única forma de aprender es ir enfocándose en cada elemento y asimilando cada una de esas partes para luego intentar ensamblar el Todo. Ahora hablamos de los Ukemis, las caídas. Hay quien dice que hacer un Ukemi es un arte en sí mismo. Es importante no hacer mucho ruido al caer ya que eso significa que nuestro cuerpo está golpeando contra el suelo, hay que «pensarse como una pelota» para poder rodar, hay que pegar el mentón contra el pecho para asegurarnos que nuestra cabeza no golpeará el suelo o que nuestro cuello no hará un efecto «látigo».

Un error muy común es cruzar las piernas cuando uno cae. Si se abren las piernas se aumenta la superficie de contacto y esto hace que se absorba mejor el impacto e incluso nos deja en una posición más cómoda para levantarnos rápidamente. Levantarse también es parte del Ukemi.

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)

Comentar