El actor más rebelde de Los Ángeles siempre ha declarado que fundamentalmente gracias a sus hijos, familia y (otros) amigos superó sus problemas de adicción. Pero en su último juicio se ha dado a conocer que además de sus seres queridos le debe su recuperación a un riguroso entrenamiento de artes marciales chinas que lleva practicando durante 12 años.


A Hollywood siempre le ha gustado la rendición y vulnerabilidad retransmitida que posteriormente devuelve a la palestra a sus protagonistas cual Ave Fénix. Robert Downey Jr. personifica quizá el mayor ejemplo de superación de los actores de los Ángeles: arrestado borracho mientras se encontraba en su coche cocaína, heroína y un arma. Cuando estaba bajo la condicional optó por dormir en la de sus vecinos de Malibú. Aquello culminó con una pena de un año de cárcel en 1.999.

Gracias a su último juicio en el que Jerry Brown le concedió el perdón al actor mejor pagado de Hollywood (con 74 millones de euros entre 2014 y 2015) junto con otros 91 condenados puede sentirse libre y sin cargas. Mucho ha influido la carta que ha escrito su entrenador personal Si-Fu Eric Oram.

Su compañero de artes marciales ha narrado un emotivo texto en el que da a conocer decenas de buenas causas por la que exculpar a su entrenado amigo. Ambos practican diariamente Wing Chun mezclado con Kung Fu y que llevan a cabo mediante una sistema de boxeo chino.

En la misiva otorgada por el entrenador en el juicio contempló que él mismo no creyó en la recuperación del actor, el cual estaba totalmente perdido por su adicción. Pero, gracias a la insistencia de Downey y lo aplicado de los entrenamientos logró salir adelante.

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)

Comentar